What else?

Minientrada

garfield

 

Cuatro años han pasado desde que decidí escribir todo lo que se me pasase por la cabeza. To-do.

Cuatro años en los que empecé con varios seguidores, tuve mi momento hará dos años de máximo esplendor marsupial, ahora, es más un diario en el que escribo cosas que en realidad a nadie le interesa. O a muy pocos. Y eso me relaja bastante.

Cuatro años en los que he tenido trolls y a los que he plantado cara y se han callado, eso del don’t feed the troll como que no va conmigo, y lo mejor de todo, sé quiénes son esos trolls, al menos, uno de ellos. Sí, si estás leyendo esto va por ti…

Cuatro años sacando tiempo de donde no lo tenía para escribir. He hecho tantas proposiciones de enmienda que ya no me lo creo ni yo. Cuando tenga que escribir, lo haré… mis múltiples fans lo entenderán! ;)

Cuatro años más y seré una veterana. ¡Ja!

Feliz cumpleaños, ¡Marsupio!

Toda una vida

image

Toda una vida, me estaría contigo, 
no me importa en qué forma, ni dónde ni cómo, pero junto a ti. 

Toda una vida, te estaría mimando, 
te estaría cuidando, como cuido mi vida, que la vivo por ti. 

No me cansaría, de decirte siempre, 
pero siempre siempre, que eres en mi vida, ansiedad, angustia, desperación. 

Toda una vida, me estaría contigo,
no me importa en qué forma, ni dónde ni cómo, pero junto a ti. 

Periodismo

image

A lo largo de mi “corta”  vida profesional he aguantado de todo. Tuve jefes que querían que escandalizase a la población para “darle vida a agosto que está muerto” y que supuso mi primera y única acogida a la Cláusula de conciencia. He tenido que informar sobre temas que no eran, para nada informativos, pero que había que “rellenar hueco”…

Sigue leyendo

Eres gorda…y lo sabes

fitnness

De este asunto he hablado reiteradamente. Tengo mi particular lucha contra estos estereotipos porque ¿Qué significa ser gorda? ¿Tener una talla superior a la 38? Todos los elementos están en nuestra contra. Eso lo sabemos. Pero tratemos de ir  un poco más allá. Por cierto, de este tema hablamos en la tertulia de Ellas Pueden de RNE y que dirige Marta Pastor.

Pero volvamos a lo que decía. Creemos que a los hombres, a los que queremos gustar por encima de todas las cosas, les gustan las Gisele Bundchen, Mirandas Kerr y modelazos varias, cuando, CREEDME, en la mayoría de los casos nuestros hombres les gustamos como somos. Y los hombres de fuera de casa, también. Sí, les gustan las modelos, pero no más que te puede gustar a ti un actor o modelo y no por ello vas a estigmatizar a tu chico y putearle hasta el punto de que se vuelva vigoréxico o anoréxico. Lo más que vas a conseguir es que se harte de tus estupideces y te abandone. Así que, lorito…

 

Las modelos son eso: modelos. No tienen que ser modelos a seguir. Si no que su TRABAJO es vender lo que otros hacen. Ni más, ni menos. Y en ese trabajo las chicas están muy preparadas, a saber; maquillaje, peinado, ropa, luces y sombras, edición. Te aseguro que si te gastas dinero en un buen maquillador, peluquero y sesión fotográfica, que tiemble Kate Upton.

 

La industria de la moda no nos lo pone fácil y es para decirles “sois estúpidos”: en una sociedad en la que cada vez hay más obesos las marcas hacen ropa para delgados. ABSURDO y fuera de toda lógica empresarial. Y eso lo pagamos las demás porque no hay ropa bonita y a la moda.

 

A nadie le atraen las gordas. Pues mira, no. Tal vez no te gustes, que creas firmemente que estás gorda y que es más fácil saltarte que darte un rodeo, pero chica, lo que te voy a decir es lo siguiente: HAZTELO MIRAR porque estás estupenda mientras tu salud esté bien. Tus encantos son mayores que tu aspecto físico. Pero si no eres capaz de verlo, nadie lo hará por ti. Y un secreto a voces: a muchos más hombres de los que te crees les gustan las mujeres con carnes y su lema es: “los huesos para los perros”.

No es una defensa a ultranza de la obesidad, ni del sobrepeso. Eso solo se cura de una manera: haciendo ejercicio y restringiendo la ingesta calórica. No porque comas lechuga una semana y te apuntes a Pilates vas a perder peso. No. El mantenerse cuesta muchíiisimo esfuerzo.

Pregunta a cualquier mujer u hombre que veas en un gimnasio, todo musculado y terso, con esa piel que parece que te está diciendo… ‘tócame’… pues todos, sin excepción, te dirán que son muchas horas de esfuerzo y dieta estricta. No se ponen de bollos en el desayuno, ni mermeladas, ni chocolate, ni pizza, ni hamburguesa ni muerte por carbohidratos de liberación rápida, ni de coña. Y si lo hacen es que, queridas, se lo pueden permitir.

Ahora, si lo que te gusta es lamentarte por las esquinas, gritando que estás gorda, porque usas una 42 o 44 de talla, y porque tienes ese michelín y la celulitis campa por a sus anchas, no cuentes conmigo para que te adule sin remisión y te indique qué dietas absurdas tienes que seguir. Porque entonces te diré.. sí, eres gorda. De espíritu   y eso lo refleja tu cuerpo.

 

 

 

Soy Puta, muy puta

niña-mamporro

Puta. Zorra. Últimamente esta palabra viene a mi cabeza constantemente. Puede ser porque he conocido una iniciativa que lleva de nombre ‘Ni putas ni princesas’ que me parece magnífica. Para todas las madres abnegadísimas que pululan en mi TL, en serio, escuchad la iniciativa, os abrirá los ojos si es que queréis ver…

Luego, por otro lado, resulta que está teniendo en diversas partes del mundo las denominadas ‘Marcha de las putas’ para erradicar la violencia contra la mujer. Ya sabemos todas que es nuestra culpa que nos violen, ya lo decía ‘Torrente’ “si es que las visten como putas” y eso mismo ha debido de pensar nuestro ministerio del Interior cuando decidió decirnos cómo debíamos actuar y por dónde debíamos salir para evitar que nos violen y agredan… No comment.

Pero es que siempre se ha tachado de putas a todas aquellas mujeres que han tenido la personalidad suficiente como para:

  • disfrutar de su sexualidad y sensualidad
  • decir NO cuando se quiera y  en el momento que se quiera
  • Defender sus posturas y pensamientos aunque éstos sean diferentes al resto.
  • ser decididas
  • ser atrevidas
  • hacer aquello que otras mujeres y hombres consideran que no es propio del sexo femenino
  • saben pedir ayuda cuando hay que pedirla y rechazarla cuando hay que rechazarla.

…(añade aquí lo que proceda)

Y es que, por mucho que nos quejemos, somos nosotras mismas las que insultamos a otra mujer cuando vemos que tiene un comportamiento diferente al nuestro, que creemos que es el mejor de todos. ¿Cuántas veces has llamado puta a otra mujer sólo porque le gusta el sexo, lleva escote o una vida que a ti se te antoja, poco moral?

Pero mi pregunta va más allá… ¿por qué te molesta tanto que te llamen puta? ¿qué más te da? sabes que lo hacen para insultar, y aunque fuera verdad, que tu oficio fuera el de prostituta, ¿realmente te ofende que te llamen puta? es como si me molestara porque me llaman periodista… oh, Wait!!!

 

Ser una misma es difícil. Pero lleno de gratificaciones, como encontrar a tu pareja. No es príncipe, estará lleno de defectos, como tú, y encontrar a tu NO PRÍNCIPE es lo que realmente deberían soñar todas las niñas de este mundo, porque NO SON PRINCESAS

Señoras, empoderen a sus hijas para que sean ellas mismas, que puedan elegir qué hacer el día de mañana y no entre las migajas que las sociedad (hombres y mujeres) les dejan por herencia de cultura machista.

Permitan que sus hijas sean quienes quieran ser,  y enseñen a sus hijos a respetar a las mujeres, que no violen, que no maltraten, que no insulten cuando ellas deciden qué hacer con sus vidas.

Si quieren enseñar algo a sus hijas, que sea a ser señoras en la calle y putas en la cama… de eso va todo ¿o no?

 

Marca España ¿para qué sirve?

jmnieto

¿Cómo se atreve a hablar sobre Marca esta chavala? Pensaréis. Bueno, sabréis que soy rebelde, osada…jajaja. En realidad es que venía pensando en el coche sobre la importancia de la marca  y cómo nuestro país nunca será reconocido por los demás por otra cosa que no sea comida, deporte, sol y alcohol barato.

Muchos especialistas en comunicación tienen sus propios ensayos sobre este asunto. Concienzudos análisis de lo que, para ellos, es Marca-país y cómo podemos mejorarla, estropearla o  incluso tratar de vivir de ella.

Yo, que no soy experta en nada, voy a explicaros unas cosillas acerca de este concepto tan complejo. Es muy divertido oír hablar de la Marca España. Que si estamos bien, que si estamos fatal…Lo único cierto es que a nadie, a nadie de los millones que están en el paro, hospitalizados o cobrando una miseria les importa una mierda.

De hecho, no entienden el concepto de marca. No es menospreciar, es que no es necesario para vivir, y como no se enseña en las escuelas pues se obvia. La gente se preocupa por lo realmente tiene importancia y, señores, la marca de nuestro amantísimo país no importa nada.

Da igual que gane el aspirante a “líder” de V de Vendetta llamado Pablo y que lleva coleta y ropa del Alcampo. (ahora pensad en la imagen que da eso, en serio, pensad. Si nos reíamos del jefe bolivariano ahora viene este tipejo…)

Da igual que a la infanta no la metan en la cárcel porque es hija y  hermana de reyes. Seguirá chupando del bote ya sea en Yeserías o en Laussane.

Da igual que nos hayamos insensibilizado ante las corruptelas que invaden todos y cada uno de los aspectos sociales y económicos.  Seguirán haciéndolo porque son los que hacen las leyes, los que presionan para que los que las interpreten lo hagan a su favor. Son los putos amos  y tú, un jodido pringado que está ahí para su mayor beneficio. Tú eres su esclavo. Para ellos, eres como los perros, que piensan que andan libres mientras arrastran la soga al cuello.

Da igual todo esto que debería de hacer marca, porque en realidad tenemos a Gasol, Nadal, Adrià, la costa levantina, el alcohol y el mamading de Magaluf. Y con eso, estamos servidos.

Para no quedar muy ceniza, aquí tenéis lo que es, para mí, la Marca Ejpaña.

 

 

Como ser Scarlett O’Hara

laila-escarlataEl pasado 15 de diciembre tuvo lugar 75 aniversario de la gran obra maestra “Lo que el viento se llevó”. Mucho se ha hablado desde la perspectiva de cine, a saber, que si David O. Selznick, el productor, casi se arruina con la escena del incendio de Atlanta. Que si Vivien Leigh no se llevaba bien con Olivia de Havilland… en fin, la red está llena de curiosidades sobre esta película. Pero analicemos a su personaje principal, Scarlett. Para mí, el mejor personaje femenino de todos los tiempos.

Dicen de Scarlett O’Hara que es la antiheroína. Para mí es un ejemplo a seguir en un mundo en el que la mujer, queramos o no, sigue estando relegada y cuestionada por cada paso que haga a su santa voluntad. Ella estaba dispuesta a hacer lo que fuera por salvar a su familia y lo que ella representa, como la plantación Tara.

Es una mujer sureña. Una dama.  Pero como tal, sabe cuándo aprovecharse de las circunstancias que, recordemos, no eran favorables a la mujer y menos en aquella época.

Scarlett es una mujer que hoy sería presidenta del gobierno como poco. No sólo tuvo que casarse con tres hombres diferentes para poder sobrevivir, sino que además, dirigió las empresas del segundo de ellos y le sirvió para relanzarse en la época postguerra y amasar fortuna que le pudiese dar el poder de mandar a todos al garete como quería. (Esto es muy duquesa de Alba, todo hay que decirlo)

Eso, claro está no estaba bien visto -ahora tampoco- y le importó, poco o nada lo que dijeran de ella y de su modo de vida. Así, se adelantó a la moda y posó con aquel inolvidable vestido granate, lo que hoy sería un provocativo vestido para un evento social. Cabeza alta y ceja levantada… como debe de ser.

Terca y obstinada obliga a Rhett a robar un carruaje y se lleva a la recién parida cuñada hasta Tara. Allí, trabaja, roba, mata y  engaña para devolver el esplendor de los años preguerra a la tierra roja de Tara. Según las circunstancias, ahora, lo de matar y robar como que no se lleva, pero ya se sabe que en la guerra todo vale y ella lo usó.

La guerra la hace de ella una mujer fuerte y la posguerra una mujer dura y cabeza de familia en Tara. Ya lo dijo: “a Dios pongo por testigo de que nunca más volveré a pasar hambre. Ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que  matar ser ladrona o asesinar, a Dios pongo por testigo”.

Pero aun así fue mujer de negocios. Mientras todas las demás damas se quedan ayudando en labores enfermeras y salvaguardando las tradiciones suereñas, Scarlett se casa por segunda vez sólo  por dinero y por poder pagar el IBI  de Tara de la época que no debía de ser moco de pavo.

Nuestra protagonista pasa del espacio doméstico y delega el cuidado de sus hijos para convertirse en mujer de negocios, aunque para Rhett esto suponga que le diga  una de sus frases lapidarias “hasta una gata es mejor madre que tú”.

Para ella el dinero es lo más importante: “Me he dado cuenta de que el dinero es la cosa más importante del mundo y no estoy dispuesta a que me vuelva a faltar.” Y es que ella, en ningún momento, pierde de vista sus objetivos.

 

Se recomienda la lectura del libro, descubres matices de los personajes que no aparecen en la película y que no vamos a destripar aquí.

Francamente querida

7 claves para cambiar de vida

Mafalda_urgente

Cuando en marzo de este año aprendí, a base de ‘golpes’, que tenía que empezar a cambiar mi vida en aquellos aspectos que más me fastidiaban, no pensé que en 6 meses habría cambiado tanto.

Primero fue el darme cuenta de que no podía conseguir que todo fuera perfecto. En el momento en el que asumí que no podía, ni debía, ser perfecta me relajé y empecé a disfrutar. Este paso fue bastante doloroso, pero finalmente muy satisfactorio y terriblemente práctico!!

Segundo. Los trabajos que realizaba empezaron a ir más fluídos. Como si todo estuviera esperando a quitarse el corsé y poder llenar los pulmones

Tercero. El gimnasio. Pero el de verdad. Nada de clases chorras colectivas rollo zumba, pilates o mariconadas como el spinning. No. Hablo de quemagrasas real. De fortalecimiento de musculatura, mejora de postura y afinamiento de la figura. Por eso decidí invertir mi poco dinero en un entrenador personal. Me mete caña con el trabajo de fuerza. Lo que he ganado en salud y aspecto físico…. no tiene precio

Cuarto. Sonrisa profident. Yo no tenía una bonita sonrisa. Que toda yo sea hermosa es otra cosa-jajajaja- pero mi sonrisa no lo era. Así que en un plan a dos años me estoy ordenando la dentadura. Para ello, una de las mejores ortodoncistas del país. Nada de brackets con oferta a 2.000 euros el tratamiento. A tirar de ahorros. Una inversión a largo plazo. Solo lo mejor me conseguirá la mejor de las sonrisas. Y eso tiene un precio.

Quinto. Habilidades directivas. Vale, todos me conocéis más o menos y sí, tengo mi puntito borde e incluso algo macarra. He conseguido identificar en qué adolezco para mejorarlo y en lo que soy buena, perfeccionarlo. Esto se consigue con sesiones de coaching ejecutivo. En mi caso, otra vez a tirar de ahorros (el sueldo no me da para más) y estoy recibiendo de una PCC – Coach Profesional Certificado – con preparación para titularse en MCC- sesiones para potenciar mi escucha activa, asertividad  y lo que surja.

Sexto. Mejora en la comunicación de pareja. esto es algo en lo que todos. TODOS. TO-DOS fallamos. Sobre todo las mujeres. Creemos que si nuestro hombre nos quiere de verdad nos entenderá y sabrá que nos pasa sólo con mirarnos. Pues NO. Así hay divorcios y demás historias. A ver, comuniquémonos más y seremos más felices.

Séptimo. Practiquemos la empatía. Tratemos de ponernos en el lugar del otro. Intentemos entender sus opiniones y puntos de vista, aunque no los compartamos o los odiemos profundamente.

El Dircom

Dircom1

Explicar el concepto de Comunicación no es fácil. Tratar de hacer ver que ahí dentro va todo lo relacionado con la compañía es un concepto tan difícil de explicar cómo intangible que es.

Yo no soy una experta, así que no esperéis grandes resúmenes de lo que se puede hacer a través de esta herramienta si es empleada para el bien. Solo una palabra: reputación. Ahí está la clave de todo.

La clave de que consumamos una marca u otra. Lo que hace que nos vinculemos con un proyecto u otro. Que la recomendemos. Que la odiemos. Que la defenestremos… todo depende la reputación que esa marca haya generado a lo largo de los años.

Es ahí cuando, si has conseguido explicar este concepto a tu interlocutor, entra la figura del Director de Comunicación (en la mayoría de los países) o del Chieff Reputation Officer (en el mundo americano).

Hasta aquí vale. Pero.. ¿qué responder cuando te preguntan qué hace un dircom o un CRO?… El siguiente video, extraído de la película ‘Chicago’ explica, para mí, a la profesión del Dircom a la perfección, sobre todo en casos de crisis.

 

 

Coge un caso crítico, difícil (una acción mal hecha por la compañía o alguno de sus miembros) y le da la vuelta (ofreciendo informaciones  y portavoces que hagan más creíble el mensaje de ‘todo va bien’) hasta que los periodistas (la gran mayoría de ellos) empezamos a pensar como él.

 

Sé que los más puristas me dirán que no es así, que la labor del Dircom va mucho más allá. Hagan lo que quieran y crean lo que les apetezca. Como siempre, es mi visión de las cosas. ¿ o acaso no se resume la vida en eso?

As time goes by

2013-02-19-back-to-work

Maravillas de la técnica. Hay que ver lo poco que duran en el recuerdo los momentos de ocio. En mi caso al menos. Es una sensación de qué bien me lo he pasado/disfrutado/sentido… pero una vez pasado el tiempo… borrón y cuenta nueva.

De hecho, cuando han pasado días o semanas y me preguntan qué tal me ha ido las pasadas vacaciones, no me gusta hablar mucho por una razón muy sencilla.  Me hacen pensar en otra cosa cuando estoy concentrada en el hoy. En el día a día.

Sé que esto suena borde y antipático, ya que dirás…’hija mía, ya que te pregunto…’ y sí, si en el fondo lo agradezco, pero tienes que entender que procuro no vivir del pasado. Procuro adaptarme lo antes posible a las situaciones para que no me ocurra lo que a los demás y empiece con la depresión y agobios por haber vuelto a trabajar tras un tiempo de vacaciones.

He empezado a trabajar el 1 de septiembre tras un súper viaje. No me han dado los siete males ni me he puesto a llorar por las esquinas ni me he agobiado ni he dejado de dormir…

He sido capaz de disfrutar como nunca de mi descanso. He venido con las neuronas nuevas. He vuelto a un trabajo que me gusta. Así que, si no te cuento con pelos y señales, dos semanas después, mis vacaciones, no es nada personal. Es sólo que he pasado página y mi vida sigue.

Imagino que el truco está en QUERER adaptarse. Las lamentaciones están muy bien y hace que los demás nos ofrezcan su apoyo, pero corres el riesgo de convertirte en un ser cansino. Todo el tiempo lamentándote de lo que has dejado atrás y no ver lo que tienes por delante.

Que tu trabajo lo odias a muerte por los motivos que sean (compañeros, jefe, carga laboral, horario, llámalo X) deja de lamentarte y haz algo para que cambie. Bien yéndote del trabajo a otra cosa bien concienciándote de que no va a cambiar la situación así que lo mejor es que te ADAPTES.

Y por favor, no me pongas la excusa tan manida de ‘es que tengo dos hijos y perro e hipoteca y no me puedo ir’. ¿Te parece normal que estés tan asqueado por tu trabajo y tan amargado que lo vomites en tu casa con los únicos que realmente te aceptan cómo eres? Luego no te extrañe si tu familia empieza a hartarse de tu victimismo. Ahí empezarás a tener problemas, no solo en el trabajo sino también en tu hogar.

En fin. Que las vacaciones muy bien, gracias. Pero que ahora me centro en el día a día y que el pasado, pasado queda.