Desde mi Libertad

libertad

Existen muchas maneras de entender la libertad según quién la esté buscando o necesitando. Está la libertad física, para aquellos que se encuentran privados de ella; la libertad emocional, para aquel que es emocionalmente positivo y le da igual que los demás no la acepten, aunque la critiquen y aunque el ambiente exterior no sea muy favorable. También está la libertad intelectual o de pensamiento entendida como aquella que permite desarrollar el intelecto según las inquietudes y necesidades de saber de la persona.

En mi caso, la Libertad la entiendo de una manera que está basada en mis principios, esos principios que, como dice Sephen R. Covey en su libro ‘Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva’:

Sigue leyendo

Mi Dama Valiente

dama-valiente

 

A veces, ser mujer implica plantar cara. Plantar cara a tu familia, a tus amigos y a tu sociedad. Unas tienen más necesidades de hacer cosas diferentes y otras son engullidas por la ‘norma’. Lo que está bien y lo que está mal, según otros. Normas que han ido cambiando a lo largo de los años pero que se mantienen en las concepciones de muchas de nosotras y también de ellos.

Para que esas normas se cambiaran ha habido dos vías: la lucha y confrontación directa y  la que se ha hecho en la oscuridad, entre bambalinas y con un marcado carácter de resistencia. Las Damas Valientes. A este último es al que me referiré hoy. Sigue leyendo

Lo que realmente pasa cuando se habla de talento y RRHH

talento_rrhh

Es curioso esto del mundo de los recursos humanos. Siempre se habla de lo que tiene que ofrecer el aspirante y lo que da el empleador pero, analizando bien las jornadas que veo y cómo está el  mercado… perdonadme pero la Comandante marsupial hace su propio análisis. Y ya sabéis qué significa esto, jajajaja
Sigue leyendo

What else?

Minientrada

garfield

 

Cuatro años han pasado desde que decidí escribir todo lo que se me pasase por la cabeza. To-do.

Cuatro años en los que empecé con varios seguidores, tuve mi momento hará dos años de máximo esplendor marsupial, ahora, es más un diario en el que escribo cosas que en realidad a nadie le interesa. O a muy pocos. Y eso me relaja bastante.

Cuatro años en los que he tenido trolls y a los que he plantado cara y se han callado, eso del don’t feed the troll como que no va conmigo, y lo mejor de todo, sé quiénes son esos trolls, al menos, uno de ellos. Sí, si estás leyendo esto va por ti…

Cuatro años sacando tiempo de donde no lo tenía para escribir. He hecho tantas proposiciones de enmienda que ya no me lo creo ni yo. Cuando tenga que escribir, lo haré… mis múltiples fans lo entenderán! ;)

Cuatro años más y seré una veterana. ¡Ja!

Feliz cumpleaños, ¡Marsupio!

Toda una vida

image

Toda una vida, me estaría contigo, 
no me importa en qué forma, ni dónde ni cómo, pero junto a ti. 

Toda una vida, te estaría mimando, 
te estaría cuidando, como cuido mi vida, que la vivo por ti. 

No me cansaría, de decirte siempre, 
pero siempre siempre, que eres en mi vida, ansiedad, angustia, desperación. 

Toda una vida, me estaría contigo,
no me importa en qué forma, ni dónde ni cómo, pero junto a ti. 

Periodismo

image

A lo largo de mi “corta”  vida profesional he aguantado de todo. Tuve jefes que querían que escandalizase a la población para “darle vida a agosto que está muerto” y que supuso mi primera y única acogida a la Cláusula de conciencia. He tenido que informar sobre temas que no eran, para nada informativos, pero que había que “rellenar hueco”…

Sigue leyendo

Eres gorda…y lo sabes

fitnness

De este asunto he hablado reiteradamente. Tengo mi particular lucha contra estos estereotipos porque ¿Qué significa ser gorda? ¿Tener una talla superior a la 38? Todos los elementos están en nuestra contra. Eso lo sabemos. Pero tratemos de ir  un poco más allá. Por cierto, de este tema hablamos en la tertulia de Ellas Pueden de RNE y que dirige Marta Pastor.

Pero volvamos a lo que decía. Creemos que a los hombres, a los que queremos gustar por encima de todas las cosas, les gustan las Gisele Bundchen, Mirandas Kerr y modelazos varias, cuando, CREEDME, en la mayoría de los casos nuestros hombres les gustamos como somos. Y los hombres de fuera de casa, también. Sí, les gustan las modelos, pero no más que te puede gustar a ti un actor o modelo y no por ello vas a estigmatizar a tu chico y putearle hasta el punto de que se vuelva vigoréxico o anoréxico. Lo más que vas a conseguir es que se harte de tus estupideces y te abandone. Así que, lorito…

 

Las modelos son eso: modelos. No tienen que ser modelos a seguir. Si no que su TRABAJO es vender lo que otros hacen. Ni más, ni menos. Y en ese trabajo las chicas están muy preparadas, a saber; maquillaje, peinado, ropa, luces y sombras, edición. Te aseguro que si te gastas dinero en un buen maquillador, peluquero y sesión fotográfica, que tiemble Kate Upton.

 

La industria de la moda no nos lo pone fácil y es para decirles “sois estúpidos”: en una sociedad en la que cada vez hay más obesos las marcas hacen ropa para delgados. ABSURDO y fuera de toda lógica empresarial. Y eso lo pagamos las demás porque no hay ropa bonita y a la moda.

 

A nadie le atraen las gordas. Pues mira, no. Tal vez no te gustes, que creas firmemente que estás gorda y que es más fácil saltarte que darte un rodeo, pero chica, lo que te voy a decir es lo siguiente: HAZTELO MIRAR porque estás estupenda mientras tu salud esté bien. Tus encantos son mayores que tu aspecto físico. Pero si no eres capaz de verlo, nadie lo hará por ti. Y un secreto a voces: a muchos más hombres de los que te crees les gustan las mujeres con carnes y su lema es: “los huesos para los perros”.

No es una defensa a ultranza de la obesidad, ni del sobrepeso. Eso solo se cura de una manera: haciendo ejercicio y restringiendo la ingesta calórica. No porque comas lechuga una semana y te apuntes a Pilates vas a perder peso. No. El mantenerse cuesta muchíiisimo esfuerzo.

Pregunta a cualquier mujer u hombre que veas en un gimnasio, todo musculado y terso, con esa piel que parece que te está diciendo… ‘tócame’… pues todos, sin excepción, te dirán que son muchas horas de esfuerzo y dieta estricta. No se ponen de bollos en el desayuno, ni mermeladas, ni chocolate, ni pizza, ni hamburguesa ni muerte por carbohidratos de liberación rápida, ni de coña. Y si lo hacen es que, queridas, se lo pueden permitir.

Ahora, si lo que te gusta es lamentarte por las esquinas, gritando que estás gorda, porque usas una 42 o 44 de talla, y porque tienes ese michelín y la celulitis campa por a sus anchas, no cuentes conmigo para que te adule sin remisión y te indique qué dietas absurdas tienes que seguir. Porque entonces te diré.. sí, eres gorda. De espíritu   y eso lo refleja tu cuerpo.

 

 

 

Soy Puta, muy puta

niña-mamporro

Puta. Zorra. Últimamente esta palabra viene a mi cabeza constantemente. Puede ser porque he conocido una iniciativa que lleva de nombre ‘Ni putas ni princesas’ que me parece magnífica. Para todas las madres abnegadísimas que pululan en mi TL, en serio, escuchad la iniciativa, os abrirá los ojos si es que queréis ver…

Luego, por otro lado, resulta que está teniendo en diversas partes del mundo las denominadas ‘Marcha de las putas’ para erradicar la violencia contra la mujer. Ya sabemos todas que es nuestra culpa que nos violen, ya lo decía ‘Torrente’ “si es que las visten como putas” y eso mismo ha debido de pensar nuestro ministerio del Interior cuando decidió decirnos cómo debíamos actuar y por dónde debíamos salir para evitar que nos violen y agredan… No comment.

Pero es que siempre se ha tachado de putas a todas aquellas mujeres que han tenido la personalidad suficiente como para:

  • disfrutar de su sexualidad y sensualidad
  • decir NO cuando se quiera y  en el momento que se quiera
  • Defender sus posturas y pensamientos aunque éstos sean diferentes al resto.
  • ser decididas
  • ser atrevidas
  • hacer aquello que otras mujeres y hombres consideran que no es propio del sexo femenino
  • saben pedir ayuda cuando hay que pedirla y rechazarla cuando hay que rechazarla.

…(añade aquí lo que proceda)

Y es que, por mucho que nos quejemos, somos nosotras mismas las que insultamos a otra mujer cuando vemos que tiene un comportamiento diferente al nuestro, que creemos que es el mejor de todos. ¿Cuántas veces has llamado puta a otra mujer sólo porque le gusta el sexo, lleva escote o una vida que a ti se te antoja, poco moral?

Pero mi pregunta va más allá… ¿por qué te molesta tanto que te llamen puta? ¿qué más te da? sabes que lo hacen para insultar, y aunque fuera verdad, que tu oficio fuera el de prostituta, ¿realmente te ofende que te llamen puta? es como si me molestara porque me llaman periodista… oh, Wait!!!

 

Ser una misma es difícil. Pero lleno de gratificaciones, como encontrar a tu pareja. No es príncipe, estará lleno de defectos, como tú, y encontrar a tu NO PRÍNCIPE es lo que realmente deberían soñar todas las niñas de este mundo, porque NO SON PRINCESAS

Señoras, empoderen a sus hijas para que sean ellas mismas, que puedan elegir qué hacer el día de mañana y no entre las migajas que las sociedad (hombres y mujeres) les dejan por herencia de cultura machista.

Permitan que sus hijas sean quienes quieran ser,  y enseñen a sus hijos a respetar a las mujeres, que no violen, que no maltraten, que no insulten cuando ellas deciden qué hacer con sus vidas.

Si quieren enseñar algo a sus hijas, que sea a ser señoras en la calle y putas en la cama… de eso va todo ¿o no?